Frutos secos

Con unas 3500 hectáreas plantadas de fruteros de caparazón en la comarca, los almendros y avellanos no solo endulzan nuestras pastas sino que determinan el paisaje, especialmente con las flores de primavera. ¡Todo un espectáculo!
Filtrar

Filtros activos

Mostrando el único resultado